Cómo evitar resfriados

0 Comentarios ».
evitar resfriados

El frío por sí no causa ni los refriados ni gripe, aunque es cierto que contribuye a que vivan más tiempo en el ambiente dichos virus, con lo que la asociación entre las bajas temperaturas y estas enfermedades no es gratis. Por si fuera poco, se advierte que en frente de la opinión que bastantes personas tienen, la vitamina C no previene en absoluto los resfriados ni mucho menos la gripe, o al menos no existe todavía ninguna prueba real que apoye esta teoría sobre el frío, como puso de manifiesto una investigación publicada hace unos años por el departamento de Salud Pública de la Universidad de Helsinki.

¿Qué podemos hacer si lo que queremos es saber cómo evitar resfriados?

Lavarse las manos a conciencia tenía como resultado la capacidad de disminutir la incidencia del resfriado en un cuarenta y cinco por ciento

–Cuidado con los pies. Un consejo tradicional de las abuelas de cómo evitar resfriados y que extrañamente tiene su explicación científica: una investigación descubrió que, por poner un ejemplo, meter los pies en un barreño de agua fría llegaba a duplicar las posibilidades de sufrir un constipado, algo que verificaron tras someter a dicha prueba a un conjunto de noventa estudiantes buscando saber cómo evitar resfriados. No obstante, el conjunto de científicos matizaba que tal vez, sencillamente, el agua helada habría hecho brotar los síntomas de una enfermedad que ya se hallaba presente a pesar de que todavía no se había manifestado.

Lávate las manos. Es conveniente recordarlo una vez más: los resfriados y la gripe se contagian por contacto directo. Y no vale con mojarse sencillamente las manos y secárselas de forma despreocupada y deprisa y corriendo como suele decirse, al contrario, hay que frotarlas detenidamente con jabón, y por lo menos medio minuto, ese es el truco de cómo evitar resfriados, o al menos su contagio. Puede ser aburrido, vale, aún así sirve para marcar la diferencia entre contagiar a alguien y no hacerlo.
No tocarse el rostro es una herramienta mágica de cómo evitar resfriados. Los ojos, la nariz y la boca son las zonas del cuerpo más sensibles para la entrada de organismos perjudiciales. La tendencia de los pequeños a tocarse el semblante hace que sean blancos simples para este género de bacterias, y de ahí que acostumbran a pasar más tiempo constipados que los adultos. Además de esto, los pequeños son más infecciosos que los adultos a lo largo de los 2 primeros días de enfermedad.
No te agobies. Una persona agobiada es la víctima perfecta de las bacterias del constipado. Cuando estamos más inquietos de lo común, nuestro sistema inmunológico empieza a desgastarse.

No estornudes en tus manos. La reacción más frecuente es la de taparse la boca con las manos cuando estornudamos, mas es la mejor forma de extender nuestras bacterias y contribuir al contagio de cualquiera que vaya a estrechar nuestras manos. Es preferible estornudar apuntando hacia la parte interna de nuestro codo, de forma que no se extienda al estornudar abiertamente. En su defecto, solicita a los que te rodean que hagan lo propio, o bien se resguarden la boca con un pañuelo (que debe ser tirado a la basura de manera inmediata) a fin de que no te contagien la enfermedad.
Descansa. De la misma manera que es esencial estar relajado, disfrutar de las horas de sueño suficientes es esencial para sostenernos fuera del alcance de los constipados. La razón es de nuevo la protección de nuestro sistema inmunológico, que es la primordial defensa en frente de esta clase de infecciones.
No fumes ni bebas. Los fumadores tienen más posibilidades de caer en los brazos del constipado y de la gripe, como apuntan las estadísticas, tal como de agudizar sus síntomas por medio de la inflamación de la garganta. Por su lado, el alcohol ataca al sistema inmunológico que resguarda nuestro organismo, deseca nuestro cuerpo y favorece la aparición de infecciones.
Cuidado con los espacios cerrados. Centros de salud, aeropuertos y transportes públicos atestados. Estos son 3 de los lugares donde es más posible coger un resfriado o una grupe, en tanto que en ellos, la concentración de gente es altísima y la posibilidad de contagio, considerablemente mayor. Con lo que, si bien el frío parezca el primordial causante de estas enfermedades, es preferible salir a la calle a tomar el aire que exponerse al contagio en lugares atestados.
Los antibióticos pueden ser contraproducentes como te explicaremos más abajo. Puede serte útil en su lugar ajo. El ajo  tiene el beneficio de que ayuda a nuestro cuerpo y nuestro sistema inmunológico frente a un elevado número de infecciones bacterianas.

Di si te ha gustado
Te queda lo mejor del artículo: Estás en la parte 1 de 212

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<