Cómo evitar los calambres musculares

Seguro que tu también has sentido en algún momento un doloroso, o al menos bastante molesto, calambre y has deseado saber cómo evitar que te suceda de nuevo. Aunque lo normal es que los calambres se produzcan mientras estás haciendo ejercicio que cargue tus músculos, lo cierto es que también pueden producirse cuando estás relajado o relajada. Antes de hablar de cómo evitar los calambres, lo mejor será explicar brevemente cómo se producen esos calambres que queremos prevenir.

Qué es un calambre exactamente

Un calambre es una contracción muscular involuntaria que causa un dolor que varía en intensidad según la contracción muscular realizada. Los calambres más frecuentes de sufrir son los llamados técnicamente calambres distónicos., que son aquellos calambres causados por sobreesfuerzo muscular.

Cuando el movimiento de nuestros músculos es demasiado repetitivo y nuestra postura no es la más adecuada para realizar el movimiento adecuadamente, los músculos que más carga reciben empiezan a sobrecargarse con el tiempo. Por ejemplo, una mala técnica a la hora de correr, puede hacer que estemos tensando o contrayendo más tiempo del debido nuestros músculos del gemelo y que eso acabe por causar un problema de calambre que queremos evitar.

Por ello, tener una buena técnica a la hora de hacer ejercicio es un sabio consejo para evitar problemas con los calambres. Como puedes imaginar, es el más frecuente de los calambres que queremos evitar porque nos impiden, de forma dolorosa, seguir haciendo aquello que estamos realizando. Normalmente un ejercicio físico ya que es en esos momentos cuando más se producen.

La mejor forma de evitar los calambres: Prevención

Otro aspecto que tenemos que controlar para evitar y prevenir calambres durante el deporte y ejercicio físico es la hidratación corporal. Si practicas cualquier deporte durante el tiempo suficiente, tu cuerpo acabará por ver mermada su proporción de líquidos y minerales. Es importante evitar un desequilibro electrolítico ya que éste provocará que exista una mayor probabilidad de sufrir un calambre muscular. Es por este motivo que existen bebidas con minerales específicamente pensadas para deportistas. De esta manera se logra que el cuerpo recupere parte del potasio o magnesio que ha ido perdiendo con la sudoración corporal.

También pueden darse calambres debido a una deshidratación generalizada del cuerpo, aunque frecuentemente también se produzca con lo anteriormente mencionado de la pérdida de minerales en el cuerpo al sudar. Es más fácil que se de una pérdida de agua que una pérdida de minerales en el cuerpo ya que la sudoración, especialmente en épocas de verano y calor, hace que el agua corporal desaparezca con más rapidez. Por ello, se recomienda beber por lo menos entre 200 ml o 300 ml de agua cada media hora al hacer ejercicio físico.

Durante el ejercicio físico hay que tener en cuenta los siguientes cuidados para evitar en lo posible que se den calambres:

  1. Descansa lo suficiente para que el músculo se recupere.
  2. Evita mantener una postura durante demasiado tiempo seguido a fin de no sobrecargar y generar tensión en los músculos que trabajen.
  3. Calienta bien antes de empezar a trabajar, un esfuerzo intenso imprevisto hace que exista más riesgo de lesión y de calambres.
  4. Adapta la intensidad a tu capacidad física. A mayor intensidad, mayor riesgo de que suceda.

Otro motivo que también tiene relación con los calambres es la existencia de una mala circulación sanguínea, esto causa que los músculos se carguen más de lo habitual al no poder librarse de la congestión a un ritmo adecuado. De igual modo, el tomar medicamentos puede tener como efecto secundario la aparición de los calambres musculares. Al igual que sucede con algunas enfermedades como la diabetes.

También la ingesta de alcohol reduce la capacidad de nuestro cuerpo para adaptarse en condiciones al trabajo físico. Esto es lógico ya que el alcohol deshidrata el cuerpo, lo que favorece la aparición de los calambres al realizar esfuerzo físico.

Un consejo básico para evitar los calambres musculares: Hidratación

Si tan sólo pudiera darte un consejo sería ese. Y si pudiera darte dos, que puedo, añadiría también no realizar un sobreesfuerzo sin haber calentado apropiadamente antes y estar hidratado o hidratada.

Lo más importante para prevenir este tipo de dolencias es la prevención, si mantienes el ejercicio a un nivel adecuado y aumentando el esfuerzo de manera progresiva, evitarás sufrir calambres con frecuencia. Una buena postura a la hora de hacer deporte y mantener las sales minerales del cuerpo a la par que te hidratas, te permitirá disfrutar del deporte sin miedo a que te de uno de estos dolorosos calambres.

Cómo evitar los calambres musculares
4.4 (88.89%) 9 votes